Antecedentes

La agricultura es la fuente proveedora de los alimentos que consumimos los seres vivos. Sin embargo, se carece de una vinculación con los consumidores que se sostenga en el valor de los alimentos producidos con prácticas que
contribuyan a la protección y resguardo de nuestra soberanía alimentaria, la biodiversidad y la protección de los recursos naturales.

El campo genera empleos, fortalece el tejido social e impulsa nuestra economía. Por ello, es indispensable fomentar acciones dirigidas a promover e impulsar el potencial productivo de la agricultura regional.