Cacao, el alma del delicioso chocolate

MÉXICO.- Se cree que el cacao llegó a México gracias a la migración de personas y a los intercambios de productos entre las diferentes sociedades que habitaban en América del Sur y Mesoamérica.

Los primeros vestigios de esta semilla en nuestro país datan del año 1900 y 1800 a.C, estos fueron encontrados en Chiapas y Veracruz, respectivamente; debido a que el cultivo de cacao se da en la sombra y el fruto es similar a un corazón, los nativos lo asociaron con la oscuridad, el inframundo y la sangre; por esto se le dió un importante uso en rituales, asimismo, su consumo se volvió exclusivo de las clases altas, los comerciantes y los guerreros.

Fue tanta la importancia que tenía el cacao para las culturas prehispánicas que habitaban en territorio mexicano que sus granos secos y tostados eran ocupados como monedas; esta práctica persistió hasta el siglo XVIII.

Con la llegada de los españoles a América, el cacao y su principal derivado, el chocolate, se extendieron poco a poco por todo el mundo. Aunque al inicio su consumo no era muy popular entre los españoles que habitaban en la Nueva España y en el resto del mundo, poco a poco fue conquistando paladares y su consumo, nuevamente se convirtió, en primordial para clases altas como la nobleza y el clero.

Actualmente el cacao tiene una gran importancia a nivel mundial porque es materia prima en diversas industrias como la alimentaria, farmacéutica y cosmética, por supuesto para la elaboración de chocolates, cremas humectantes y tratamientos capilares, sólo por mencionar algunos.