Chef Bertha López llama a visibilizar la labor del campo

Magdiel Olano

La ganadora del concurso MasterChef México 2016, Bertha López Garrido, se niega a decir que tendríamos que “recuperar” la importancia de nuestros campos, ya que a la actualidad se sigue cultivando; sin embargo, considera que estas prácticas sí tendrían que estar más visibilizadas.

Previo a una conversatorio sobre el maíz que recientemente ofreció en la Angelópolis en el marco de un evento culinario, la cocinera poblana señaló en entrevista para SABORES SON AMORES que al referirse al campo no se tendría que hablar de un “recuperar”, pues el trabajo del campo conserva técnicas milenarias y es una labor que se ha venido generando desde tiempos ancestrales.

Es decir, no podrían “recuperarse” porque no se han perdido. Para muestra mencionó los muchos pueblos que existen a lo largo y ancho del país y en los que este trabajo persiste y es parte de la vida diaria de miles de productores.

Como hija de padres campesinos que cultivan el maíz, creció con la tradición y los saberes de esta práctica, y así como ella, señaló que el gran reto sería darle mayor realce al campo y a los productos que han estado presentes en la alimentación de los mexicanos desde tiempos ancestrales, como lo es el maíz.

“Si uno va a los pueblos se sigue cultivando el maíz desde cero, se sigue sembrando, cosechando y consumiendo; desgraciadamente no se le ha dado el realice que merece como un producto mexicano que nos pone muy en alto y (es) la alimentación que hemos tenido desde tiempos ancestrales”.

Así también la originaria de Tlalixtlipa, en el municipio de Zacatlán de las Manzanas, señaló que es mayormente en la ciudad donde ya no se generar ciertas prácticas de elaboración de alimentos, como moler el maíz en molino de mano o cocinar en leña o nixtamalizar el maíz. Pero ejemplo de que prácticas milenarias continúan presentes en la vida de todos los poblanos, es la venta de las famosas “gorditas” o “memelas”, pues las personas que las comercializan siguen estas técnicas.

Por lo anterior, refirió que se necesitaría generar apoyos para este tipo de establecimientos informales que son importantes para todos los ciudadanos, pues a diario se consumen y a muy bajos costos:

“En el puesto de la esquina está muy barato, pero vas a un restaurante y te cuesta carísimo. Yo creo que tendría que haber más apoyo a las personas que se dedican a ello, porque lo hacen desde cero, se levantan a las 5 (de la mañana) a hacer todo el proceso y merecen un reconocimiento para impulsarlas a que tengan mejoría en su establecimiento para que no estén al aire libre, para que no estén en una banqueta, para que no se mojen. Es justo, necesario que hagamos algo por esa gente”.

La también empresaria, quien desde hace alrededor de un año al norte de la capital poblana abrió las puestas de su cocina El Don de Bertha, dijo que desde su trinchera ha tratado de mantener y estas prácticas:

En mi cocina he tratado de rescatar esos sabores muy de casa, regresar a cocinar en barro, a tatemar los ingredientes, he tratado de recuperar en lo que a mí me corresponde”.