Fresca o añeja, ¿cómo prefieres la cerveza?

Redacción

MÉXICO.- Hay ciertos tipos de cerveza que definitivamente se necesitan tomar frescas, que no se deben quedar guardadas por mucho tiempo, pero otras que inclusive se disfrutan mucho más si sé dejan guardadas por un tiempo.

Dentro de las cheves que se disfrutan más frescas, encontramos las lagers o las de trigo,  pero las oscuras, y sobre todo las que tienen un elevado grado de alcohol, son las que más se benefician del sabor del tiempo.

Hay que tomar en cuenta que muchos productores no producen sus cervezas con el propósito de ser almacenadas y añejadas, más bien se embotellan o enlatan con el objetivo de que se tomen en el momento. Aún así, si decides experimentar con esta práctica te recomendamos lo siguiente.

Hay varios factores que hay que tomar cuenta. Primero hay que fijarse en el grado de alcohol, ya que entre mayor sea el número, hay más oportunidad de que el sabor mejore. Para que el resultado sea el óptimo hay que elegir cervezas con un grado de alcohol mayor a 7 grados.

Otra de las características que hay que tomar en cuenta es el tamaño de la botella; de preferencia se deben utilizar botellas de 750 ml o más.

Cuando la cerveza pasa mucho tiempo almacenada, independientemente si se necesita añejar o no, debe de estar en posición vertical, sobre todo cuándo se trata de las cervezas que se tapan con corchos, ya que el contacto con el líquido obliga a que éste se encoja y así el oxígeno entre a la botella, lo que ocasiona que sus sabor se altere.

Por último, el consejo más importante para añejar cerveza es la temperatura; las botellas que decidas almacenar, deben estar situadas en un sitio húmedo, no en temperaturas gélidas, ni tampoco con un clima seco; más bien en un espacio en el que haya una temperatura templada, y en el que no entre la luz.

Información de Cerveceros de México, Cámara de la Cerveza