“Tzacopontziza” o la historia de la vainilla

Redacción

MÉXICO.- La vainilla se ha convertido en un regalo muy preciado de nuestro país al mundo. Su origen mítico nos remonta a la historia de la hija del rey Totonaca Tenitztli tercero, quien por su bella apariencia fue llamada Tzacopontziza, que quiere decir “lucero del alba”. Por su belleza, fue dedicada y ofrecida al culto de Tonocayohua, diosa de la siembra y los alimentos.

Pasaron los años y la joven totonaca atrajo la atención de un joven príncipe de nombre Zkatan-oxga, “joven venado”, hasta el punto de enamorarse de ella, actitud que, por la consagración de Tzacopontziza a la diosa, era considerada un sacrilegio que era castigado con la muerte.

Una tarde, la joven fue a atrapar tortolitas fuera del templo para ofrecérselas a la deidad. El enamoradizo “Venado” aprovechó la situación y la raptó. Huyeron muy pocos metros hasta que se les presentó un monstruo que los rodeó en llamas y los obligó a regresar. La pena por el atrevimiento fue grave. Lo sacerdotes que custodiaban el templo ni siquiera les permitieron defenderse. Los jóvenes fueron degollados y sus cuerpos llevados hasta el adoratorio.

Se llevó a cabo el ritual de sacrificio: los corazones fueron sustraídos, la sangre se derramó y, como un mal presagio, la hierba alrededor de la estructura de piedra comenzó a secarse. Ahí, una planta nació y junto a ella se posó una orquídea exuberante, como si los amantes hubiesen renacido abrazados. De esa unión surgió una flor que rápidamente de la que brotó un fruto largo y delgado, que al madurar expedía un olor exquisito: la vainilla.

En plano histórico, se sabe que la vainilla era una planta muy apreciada por los aztecas, quienes la llamaban tlilxóchitl o flor negra, por sus atributos medicinales y porque le brindaba un sabor delicioso al chocolate, aunque también se considera que los mayas fueron los primeros en cultivarla de manera formal. Es una flor nativa de Veracruz, y su cultivo requiere un cuidado muy especial, ya que su distintivo aroma y sabor sólo surge si se cosecha de la forma correcta.

Información del Conservatorio de la Cultura Gastronómica Mexicana Organismo Consultor de la UNESCO