Gastronomía poblana, la joya de México

Uno de los placeres viajeros es conocer lugares que te llenen de cultura en todos los sentidos, es por eso que cuando encuentras un lugar majestuoso  con platillos cautivadores te vuelves adicto a su esencia.

El gran punto de reunión para los poblanos es el Centro Histórico, lugar emblemático que cuenta con varios restaurantes que te convertirán en presa de la seducción gastronómica; un lugar único con postales envidiables y lugares fuera de serie; una explosión de sabor que comienza con unas cemitas o molotes y termina con un mole mancha manteles.

Ese es el privilegio de la comida poblana, no tener miedo a mezclar ingredientes, atreverse y convertir a la gastronomía en uno de sus principales ejes culturales.

Los seres humanos nos enamoramos de las experiencias, de los sabores, de las sensaciones que nos causan y dejamos que miles de emociones fluyan, es cierto, somos emocionales y la gastronomía es un eje detonador de emociones y recuerdos.

Es probable que no recuerdes muchas cosas que pasaron en tus días, pero siempre recordarás la mejor sopa que has probado en tu vida; por esta razón uno tiene que ir a los lugares que decida y disfrutar de cada uno de sus platillos.

Puebla es quizás, una de las joyas gastronómicas más importantes de América Latina, su mezcla de sabores e historias convierte al estado enclavado en el centro de la República Mexicana en un destino único.

Cada platillo cuenta una historia, cada ingrediente es un romance que está destinado a florecer; es una búsqueda constante de sabores y sazones que cautivan el alma.

Es uno de los pocos estados de México en donde las leyendas causan intriga, cada platillo cuenta una historia milenaria que lo convierte en una narración llena de sabor, una que causa adicción y ganas de volver.

Vuelve a los lugares que dejaron huella en tu alma, viaja a los lugares que te causan intriga y déjate envolver por cada detalle; convierte a la gastronomía en la llave emocional que te permita abrir la bóveda de los recuerdos cada que pienses en los lugares que has visitado…

Deja que cada parte de tu alma se sienta cómplice y dale una oportunidad al mole poblano, disfruta de un chile en nogada o quizás, convierte tu estadía en la más dulce, comiendo de los deliciosos dulces típicos poblanos.

 

Recomiendo:

Casareyna: Uno de los restaurantes que, a pesar de su corta historia se ha ganado el gusto de propios y extraños, un recorrido gastronómico único, lleno de una mezcla de sabores.

Fonda de Santa Clara: Restaurante tradicional en Puebla, con platillos típicos deliciosos, un verdadero placer gastronómico poblano, muy cerca de la Catedral.

La Purificadora: Un lugar que fusiona los sabores clásicos con los contemporáneos, una mezcla específica de tradición y nuevas tendencias.

Moyuelo: Un lugar que te hará probar cemitas gourmet y platillos de autor, ubicado en la Avenida Juárez, un lugar que nos presenta una opción diferente que merece ser degustada.

 

 

Jesús Alejandro Johnson Camacho

@alexjohnsonc